Planteamiento del problema – Punto de Encuentro de la I+D+i

En ocasiones oímos que los ritmos, tiempos y metodologías de la Investigación + Desarrollo y los de la innovación tienden a ser diferentes y nos puede parecer en ocasiones contrapuestas, entendiendo por I+D como aquello que ocurre primordialmente en unidades de investigación bien sea generando o aplicando conocimiento; y por innovación comprendemos que es cuando estos resultados de I+D llegan a la sociedad dando solución a ciertas necesidades a través del tejido empresarial.

Si profundizamos más nos daremos cuenta de que tanto el lenguaje, el mindset e incluso las motivaciones de la I+D y los de la innovación son particularmente divergentes, al punto de que el avance de cada una de ellas se mide por diferentes parámetros: la I+D a través de TRL -Technological Readiness Level- y la innovación desde BRL -Business Readiness Levels-, estos conceptos están detallados en uno de nuestros artículos titulado TRL, BRL y El valle de la muerte 

Podríamos ampliar sobre las diferencias entre estos dos universos, sin embargo, en este artículo nos enfocaremos en los puntos de encuentro, lo que tienen en común, ya que el enfocarnos en lo que nos une más que en lo que nos diferencia, nos da una perspectiva integrativa y complementaria de estos dos universos. ¿Y cómo conseguir estos puntos de encuentro? Los puntos en común los conseguiremos si comprendemos, como plantea Simón Sinek, el ¿Por qué?/¿Para qué? de cada una de ellas.  Teniendo estos aspectos en cuenta, notaremos que idependientemente de que estemos investigando, desarrollando o innovando, existe un punto en común, ese ¿para qué?, qué es y siempre ha sido dar la solución a un problema.  

Así pues, cuando estudiamos los puntos en común entre un paper científico, una tesis doctoral, el pitch de una startup, un business plan o la memoria de un proyecto, su similaridad radica en que todas y cada una de ellos, en su esencia primordial, plantean la solución a un problema con el que estamos lo suficientemente familiarizados. Lo que nos llevará a plantearnos alguna hipótesis con base al problema y que necesariamente luego valoraremos para así aportar soluciones ajustadas a la realidad. 

Independientemente de la metodología utilizada, más o menos agile, el fin siempre es el mismo, dar soluciones a un problema.  Esto lo podemos comprobar en la siguiente tabla comparativa de metodologías utilizadas en las diferentes etapas de I+D+i. Empezamos con  el método científico, que es el más utilizado para las investigaciones, con el marco lógico, que es el utilizado para el desarrollo de proyectos de cooperación y desarrollo, el Design Thinking, la Estructura de un Pitch, y un Business model, qué metodologías son los más utilizados en procesos de innovación y/o conformación de empresas.  Aquí destacamos que estar familiarizados con el planteamiento del problema –resaltado en azul- es el factor común, ese punto de partida y encuentro, de todas estas aproximaciones metodológicas

En el área de I+D estamos más familiarizados con el método científico, introducido por Descartes, a través de su “Discurso del Método” en 1.637. Este texto marca la base metodológica de la formulación de iniciativas de investigación y desarrollo. Y cuando la llegamos a comprender, notamos que muchas de las metodologías Agile/Lean tiene como base este principio.  Que parte de la observación, el planteamiento de un problema, la hipótesis y su posterior validación y conclusiones. Este método es más cercano de lo que podamos imaginar y para comprender cómo funciona en nuestro día a día, compartimos un problema cotidiano abordado desde el método científico.

Ejemplo del método científico: no se tuesta el pan

Esta misma secuencia ha sido utilizada para desarrollar la base subyacente de los grandes hallazgos de la humanidad, investigaciones, desarrollos e innovaciones desde el acelerador de partículas, mandar un hombre a la luna, hasta los teléfonos móviles que tenemos a la mano, así como todo aquello que nos da confort fue creado gracias a esta secuencia de método científico, todas estas  obedecen al mismo principio. Se ha partido del planteamiento de un problema al que se le busca una solución basada en hipótesis validadas.   

Desde TRL+, hemos conseguido una fórmula para comprender estos dos mundos y coincidir en lo que nos une más que en lo que nos separa, esa es la que consideramos la clave del éxito en la tan anhelada transferencia de conocimiento y de tecnológica. En nuestro caso particular contamos con especialistas con un perfil híbrido con la experiencia y empatía suficiente para comprender el mundo científico, sus tiempos, motivos y ritmos, así como también el mundo empresarial. Ellos conforman un puente entre los dos mundos y son una especie traductores entre ambos universos, más allá de eso, son personas capaces de ver las semejanzas, los puntos de encuentro más que las diferencias, personas que comprenden que ambos son dos caras de una misma moneda, con el objetivo de brindar soluciones a problemas cercanos que les causan inquietud validando las diferentes hipótesis que se han planteado. Y esta es la mayor fortaleza de nuestra propuesta de valor, lo que nos permite que cada vez más y más personas #OWNTHEINNOVATION

Acerca del autor

Thais Glod Núñez
Associate Founder en